Con ocasión de la firma final del acuerdo logrado por el Gobierno Nacional y las Farc, mostró nuevamente su irrestricto compromiso con la paz.

Tunja, 24 de noviembre de 2016. (OPGB). El mandatario de los boyacenses expresó satisfacción por los acuerdos logrados y por su próxima implementación, lo que representa nada más y nada menos que el fin de una guerra de más de 50 años; al tiempo que se vislumbran posibilidades de desarrollo económico para las regiones, sobre todo, para las campesinas.

“La paz es el triunfo del diálogo y de la esperanza por sobre la sinrazón. La paz significa progreso para las regiones y futuro para nuestra ruralidad, la que más ha sufrido por esta guerra fratricida”, manifestó el gobernador.

Añadió, “En Boyacá nunca perdimos la fe porque la firma de los acuerdos se diera, tal y como hoy lo estamos comprobando”.

Amaya Rodríguez, como lo ha venido haciendo desde que se conocieron los primeros acuerdos, se mostró optimista por lo que se puede venir para el campo.

“Para nuestro departamento la paz significa que podremos, en los años venideros, implementar los programas que quedaron plasmados en este acuerdo que beneficia ante todo a los campesinos y los cuales estaremos atentos a que se cumplan a cabalidad”, manifestó el mandatario.

“En el plebiscito, los boyacense le dijimos Sí a la Paz, comprobando que sobre todas las dificultades y diferencias políticas que tengamos, somos conscientes de que estos acuerdos son la mejor herramienta para el desarrollo de nuestro país”, recalcó.

El mandatario fue más allá, y se refirió al compromiso que hoy reafirma por ser un luchador por la paz: “Mi compromiso como gobernador, pero ante todo como colombiano y ciudadano del común, es luchar por hacer respetar estos acuerdos, porque la vida florezca, y porque todos los beneficios les lleguen a nuestros campesinos”.

“Por eso decimos, Boyacá es territorio de paz”, indicó finalmente Amaya Rodríguez. (Fin/Óscar Ayala - OPGB).