Después de Bogotá, donde vive el mayor número de migrantes del país vecino, los departamentos de Atlántico, Norte de Santander y Antioquia son los territorios colombianos que mayor acogida han dado a los migrantes venezolanos.

 

Aunque el número de migrantes que integran la diáspora venezolana es mucho mayor, las estadísticas oficiales más recientes indican que 756.953 de ellos llegaron con la intención de quedarse durante un lapso mínimo de seis meses.

El 10,6 por ciento de ellos fueron acogidos socialmente en Atlántico, 9,1 por ciento en Norte de Santander y el 5,9 por ciento en Antioquia.

Las cifras fueron reveladas esta noche durante el lanzamiento del proyecto Migracion Venezuela, iniciativa de Publicaciones Semana que cuenta con el respaldo de agencias del gobierno colombiano y de Estados Unidos.

El acto contó con la presencia de representantes de la embajada de Estados, de la Gerencia Presencial de Fronteras y de la Federación Nacional de Departamentos.

El proyecto busca contribuir al fortalecimiento de las políticas públicas diseñadas para atender la compleja coyuntura de la migración masiva y estimular a distintos sectores sociales para evitar brotes de xenofobia, generar empleos y brindar espacios a los venezolanos en la vida académica en Colombia.

Otras cifras consolidadas que guiaron las reflexiones durante el acto de lanzamiento del proyecto, en el hotel Hilton Parque 93, precisan que el 27 por ciento de los migrantes más antiguos cuentan con estudios de postgrado

Los sectores de comercio, hotelería y restaurantes son para ellos los mayores empleadores.

Un componente del proyecto buscará que la cooperación internacional y los recursos del Estado apoyen la tarea cumplida por los departamentos donde los venezolanos han encontrado amparo de distinto orden.

La idea es darle un sentido positivo a la migración y aprovecharla en cuanto contribuya a darle mayor vigor al aparato productivo.

Sin embargo, todas las autoridades presentes coincidieron en que el país no está suficientemente preparado para asimilar el fenómeno migratorio, por lo cual será necesario generar mayores sinergias con otros países, con aportantes y con organismos del sistema internacional.