La Dirección Ejecutiva de la Federación Nacional de Departamentos lideró activamente y en beneficio de las Regiones modificaciones al articulado de la Ley de TIC, que impactarán positivamente a los departamentos y sus habitantes.

Hoy acogemos con beneplácito que se nos haya tomado en cuenta y que se haya incluido en el proyecto final de de Ley de las TIC la posición de los departamentos, estableciendo, entre otras cosas como garantía para la televisión regional y la radiodifusión sonora pública, que se mantendrá anualmente, por lo menos, el monto máximo de recursos desde la creación del Fondo para el Desarrollo de la televisión y los Contenidos.

Por otro lado y de acuerdo con la Ley 1507 de 2012, el Fon TV destina el 60% de su recaudo al fortalecimiento de los operadores públicos del servicio de televisión sin destinar un porcentaje concreto a contenidos. En ese sentido, abogamos para que primara el interés público en la generación de contenidos tradicionales y multiplataforma, aportando a la construcción de una audiencia crítica que propenda por la visibilización de la identidad cultural de las regiones, en canales regionales y diferentes plataformas digitales. De igual manera impulsamos el articulado que consigna las medidas que se implementarán para por fin mejorar la conectividad y el cubrimiento de internet en todos los rincones del país.

Gracias al trabajo decidido de los departamentos, la TV pública será impulsada y no cercenada en la nueva Ley de TIC. Logramos que no se modifiquen las condiciones para la concesión de espacios de televisión del canal público nacional operado por RTVC, espacio que seguirá rigiéndose por lo dispuesto en el artículo 41 de la Ley 1753 de 2015. En este sentido, no se desmejorarán sus condiciones, no se impondrán otras distintas, ni se agregarán cargas económicas nuevas para los concesionarios. Cabe destacar también el logro en materia de conservación a la exención impositiva tarifaria respecto de la televisión pública, manteniendo nuestro compromiso de acompañar a estos canales para que conserven su representación en los diferentes órganos de decisión en los que se encuentren actualmente.

El compromiso de las regiones con la nueva Ley de TIC se traduce entonces en: Autonomía, más conectividad, más libertad de expresión y mayor independencia, en pro de la preservación de la cultura y la identidad regional.