De acuerdo con el mandatario regional, se entiende que la ayuda es mínima para la dimensión de la problemática que se evidencia en los Municipios de Saravena y Arauquita, que ha afectado aproximadamente 4.800 familias con la pérdida total de sus hogares, negocios y cultivos.

 

En este sentido el gobernador, anunció que dispondrá cerca de 10 mil millones de pesos para poder brindar la ayuda necesaria a estas familias. También afirma el mandatario regional que se necesita una ayuda colectiva entre el Gobierno Nacional, Departamental y Municipal, para atender las grandes necesidades de los araucanos afectados por la lluvia y las crecientes del río.

 

Desde ya se da inicio al censo donde se priorizarán las familias más afectadas y las necesidades más apremiantes ya que de acuerdo a los reportes son muchas. De igual manera el gobernador Castillo Cisneros dispuso de la maquinaria con la que cuenta la Gobernación para mitigar de alguna manera la situación.