Bogotá D,C., miércoles 29 de julio de 2020 (FND). Con la puesta en marcha de proyectos estratégicos y de alto impacto regional en los sectores agropecuario, turismo, industria y comercio, los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío le apuestan al proceso de reactivación productiva y económica sostenible de los 54 municipios que integran la región del Eje Cafetero, y que contribuyen al PIB total del país con un 4%.

Durante el Foro virtual “Estrategia de Reactivación Económica Regional del Eje Cafetero”, los tres gobernadores de la región, gremios económicos y representantes del Gobierno Nacional presentaron alternativas para avanzar en la reactivación de 4 sectores estratégicos con la puesta en marcha de proyectos de infraestructura como: el Aeropuerto del Café que generará mil 800 empleos, la construcción del Hospital de cuarto nivel para el Eje Cafetero y el Chocó que ya tiene viabilidad técnica por parte del Gobierno Nacional, la construcción de la Autopista del Café que estarán a cargo de la gerencia de la RAP Eje Cafetero, y la posibilidad de que la región se convierta en sede de la reapertura del futbol profesional colombiano.

“Destacar el papel activo y dinámico que han jugado las administraciones territoriales de Caldas, Quindío y Risaralda. El Eje Cafetero no es ajeno a los procesos de reactivación económica exitosa. El terremoto de hace 25 años, demostró el espíritu de lucha y de empuje de las comunidades de esta región del país, pero sobretodo demostró esa capacidad para sobreponerse ante las adversidades”, destacó el director Ejecutivo de la FND, Carlos Camargo Assis.

En el foro virtual, se resaltó la articulación y la necesidad de fortalecer alianzas estratégicas para proteger el empleo y mitigar las caídas de sectores como el turismo, que para el primer semestre de 2020, se estima tenga una reducción del 90%, tan solo, en los ingresos de las Agencias de Viaje a nivel nacional, con una caída de $2.2 billones de pesos según proyecciones de Anato. El llamado fue a agilizar la reapertura de los establecimientos turísticos y avanzar en los pilotos de vuelos nacionales bajo estrictos protocolos de bioseguridad.

“Tenemos las ganas y muchas cosas por hacer en temas de vías, desarrollo bilingüe, parques temáticos, la posada alemana, el aeropuerto de Palestina. Nos queremos volver un destino internacional y eso es lo que priorizaremos en este proceso de reactivación económica”, señaló el Gobernador de Quindío, Roberto Jairo Jaramillo.

Por su parte, el gobernador de Caldas, Luis Carlos Velásquez, destacó la importancia del Aeropuerto del Café para reactivar la economía y generar mil 800 empleos en la región.

"El aeropuerto del Café que está situado en el área metropolitana beneficiará directamente a Manizales, Neira, Villa María, Chinchiná y Palestina, donde esta más del 60% del Producto Interno Bruto caldense que asciende a los más de $9 billones de pesos al año y que también tiene el 64% de la población. Este proyecto va a generar mil 800 empleos y comenzamos su construcción el próximo año", afirmó el mandatario regional.

Javier Darío Marulanda, gobernador encargado de Risaralda, manifestó que uno de los proyectos más importantes es la consolidación del hospital de alta complejidad o de cuarto nivel para el Eje Cafetero y el Chocó.

“Este es un proyecto que ya tiene viabilidad técnica por parte del Ministerio de Salud y el DNP, con once estudios que nos va a permitir identificar su ubicación, tamaño, y portafolio de servicios. Este hospital servirá no solamente a los 54 municipios de la región, también a algunos municipios del Norte del Valle y del departamento de Chocó.

Por último y como parte de las estrategias para proteger el empleo y reactivar la productividad sostenible y economía en el Eje Cafetero, la Federación Nacional de Departamentos presentó tres componentes de gestión que le permitirán a los territorios superar las limitaciones y restricciones en términos de recursos para hacerle frente a los desafíos que ha generado el impacto de la pandemia.

“Se trata de monitorear la evolución de los impactos y necesidades de recuperación económica, organizar las capacidades y recursos públicos, privados y comunitarios, plantear y dirigir estrategias con visión a corto, mediano y largo plazo enfocados en sus ciudadanos