Foto: Cortesía.

Bogotá D.C., 29 de marzo de 2019. Los gobernadores de la Región Caribe nuevamente debemos pronunciarnos respecto a los avances del proceso de escogencia del nuevo operador de Electricaribe.

  1. RESPALDO AL PROCESO

Manifestamos nuestro total respaldo al proceso de escogencia de un nuevo operador. Seguimos atentos y es de nuestro total interés el fortalecimiento y el desarrollo de Electricaribe, para que brinde la calidad de servicio que el Caribe requiere.

Estamos en la búsqueda de los inversionistas racionales que encuentren las condiciones necesarias y atractivas que permita hacer la inversión requerida para la sostenibilidad de Electricaribe, de cara al imperativo de construir la gran empresa que se requiere para el desarrollo de la Región Caribe.

  1. SEGMENTACIÓN DEL MERCADO

Reiteramos nuestra extrañeza porque se ha avanzado en la definición de un esquema que aún no contempla las diferentes opiniones que hemos expresado, en especial las relativas a la segmentación del mercado. Ahora que se están conociendo las fases del proceso que deben cumplir los futuros oferentes, hemos visto como se anuncia la segmentación del mercado, al menos en dos operadores. El reglamento debe estar listo la primera semana de abril y se deben entregar ofertas antes de final de año.

El Caribe, como un gran mercado sólido, debe mantenerse unido para tratar de buscar las indispensables economías de escala. Parece que, una vez más, al Caribe se le aplican reglas de juego totalmente diferentes a las del resto del país. Al entramado eléctrico nacional, aun cuando la ley no lo permite, se le ha permitido que funcione indirectamente como mercado y como “empresas operacionalmente integradas”. Por el contrario, al Caribe se le anuncia la fragmentación de su mercado y además de su equipo empresarial. Es decir se aplica en un mismo país dos esquemas opuestos, lo que debilita la competitividad de la Región Caribe menos favorecida: Para variar, el Caribe colombiano.

  1. ECONOMÍA DE ESCALA

Queremos ratificar nuestra posición de que el Caribe debe permanecer unido en un gran mercado. Como única alternativa de salir del atolladero, estos mercados fraccionados podrían dar muchas ventajas al enfoque de un mercado pequeño, sin economías de escalas, atomizando las actividades de compra de energía, y en especial de los equipos y materiales de mantenimiento rutinario y los que garanticen su proceso de expansión. Finalmente quedarán varias empresas debilitadas. Estas compañías no cumplirán con su principal función social del cierre de la brecha socioeconómica, el cual jamás será alcanzado. 

  1. GRAN EMPRESA DEL CARIBE

Queremos insistir también en la importancia de auscultar la posibilidad de formalizar la gran “Empresa energética del Caribe”, ya que existen en este momento diez empresas de energía del Caribe que son manejadas con talento regional de una manera eficaz y eficiente, con excelentes resultados financieros tales como: Urra, Geselca, Transelca, Termocartagena, Termocandelaria, Tebsa, Termoflores, Gases del Caribe, Surtigas y Promigas, que bien podrían participar en este proceso, al aportar capital, experiencia gerencial y talento.

  1. REMOVER TALANQUERAS

Tenemos entendido que existe una normatividad que precisamente impide a estas empresas participar en la presentación de una propuesta. 

Así como se están promoviendo cambios en la reglamentación para permitir una mayor participación comercial en el mercado, y de esa manera se flexibilizaría el “tope de comercialización”, aumentándola hasta un 35% para poder darle cabida a la participación de algunas empresas ya establecidas, de la misma manera, se deberían quitar las restricciones a las empresas del Caribe para poder participar en el proceso. Es justo y conveniente porque han demostrado que tienen el talento humano y la capacidad necesaria para poder manejar bien el sector. Inexplicablemente están fuera.

¿Por qué no promover una “gran empresa” donde participen todos los interesados, pero tomando todo el mercado?

Entonces deben unirse: a) Los dos grupos económicos que han expresado su voluntad de participar como Aval – Promigas y Argos – Celsia, que, además, son los principales acreedores. b) Las empresas energéticas del Caribe que pueden aportar capital y experiencia empresarial.

  1. FORTALEZA MERCADO CARIBE

La realidad es que el mercado del Caribe es el que más crece en el país a una tasa anual de 6.4 % mientras el resto del país crece el 2.3 %. Además, es el 25 % del mercado energético del país, lo que indica que, sin ninguna duda, es un mercado atractivo, con unos índices muy claros de recuperación de  los procesos de cobros, como los otros servicios públicos en la Región Caribe. Se ha demostrado financieramente que no es cierta la estigmatización del mercado de la Región Caribe sobre la base del no pago.

  1. OPORTUNIDAD DE LA DECISIÓN

Es importante la agilización de este proceso porque ha costado mucho el no tener claridad del esquema del desarrollo energético de la Región Caribe, se ha ocasionado un gran costo en el mayor valor de la energía comprada, lo que tiene una gran incidencia finalmente en la tarifa y en el esquema financiero de la empresa.Esta ha venido presentando resultados difíciles hasta el punto de poder llegar a causal de disolución por las pérdidas de este año.

  1. NO A LA SOBRETASA

Por último queremos resaltar que no estamos de acuerdo con la sobretasa propuesta para que los estratos 4, 5 y 6 de Colombia, aporten a Electricaribe.

Este mecanismo fue utilizado durante muchos años en la Región Caribe; a partir del año 1968, los usuarios pagaron una sobretasa varios años con la cual se construyó toda la infraestructura eléctrica regional. Esa infraestructura que después fue vendida por US$1200 millones tomándose esos recursos por la nación como si fuera exclusivamente de su propiedad, sin tener en cuenta que era un patrimonio construido con los aportes de la sobretasa de la Región Caribe.    

Atentamente,

   

GOBERNADORES DEL CARIBE COLOMBIANO