Bogotá D,C., Viernes 20 de marzo de 2020 (FND). Con el propósito de fortalecer los controles de prevención frente a la propagación de la epidemia COVID-19 en las regiones, la Federación  Nacional de Departamentos y la Gobernación de San Andrés Isla, Providencia y Santa Catalina, implementarán un plan piloto de salud pública, que consiste en dotar con modernas cámaras térmicas al departamento para detectar a las personas que presentan fiebre, uno de los síntomas del COVID-19, así como también, poner en funcionamiento una plataforma de registro en línea, para tener un control de personas que tengan la enfermedad.

En total son 8 cámaras térmicas que serán utilizadas en la terminal aérea y puntos de alta afluencia de personas. Quienes muestren una temperatura corporal mayor que la indicada, quedarán a disposición de la autoridad sanitaria competente y posteriormente serán aislados en cuarentena, de acuerdo con los protocolos establecidos por el gobierno departamental, alineados con las directrices generadas desde la Presidencia de la República, el Ministerio de Salud y Protección Social y demás autoridades del orden nacional.

Esta tecnología fue ya probada con éxito en anteriores brotes epidémicos, tales como la epidemia de neumonía atípica (SRAS). Su implementación en los terminales aeroportuarios y muelles marítimos es útil para la vigilancia por parte de los agentes migratorios para detectar a una distancia segura, síntomas como la fiebre y mapa de calor de una congestión nasal, que son uno de los aspectos medibles a través de esta herramienta tecnológica.

La implementación en muelles y terminales aéreos, optimiza y garantiza que se monitoreen todas las personas que arriban a la isla y no se paralicen los procesos de registro del ingreso dinamizando la economía del departamento que depende del turismo nacional e internacional.

Adicional a las cámaras térmicas, se colocará a disposición de la Gobernación, una plataforma de registro en línea, que reportará los casos que resulten positivos de portar el COVID-19, georreferenciando en un mapa, en tiempo real cada caso registrado para alertar al Instituto Nacional de Salud, así como a las secretarías de Salud del lugar de origen de aquellos turistas nacionales que sean diagnosticados con el virus, permitiendo a todas las autoridades nacionales de salud, activar los protocolos de atención y manejo de las personas detectadas y diagnosticadas que arriban a la isla.

Esta plataforma tiene un costo aproximado a los $112 millones de pesos, y se espera entre a operar en los próximos 6 días hábiles.