Por: Prensa FND

Foto: FND

Bogotá D.C., martes 9 de junio de 2020 (FND). 32 colombianos que quedaron atrapados en Bogotá durante la cuarentena lograron regresar en las últimas horas a sus hogares y lugares de origen, gracias al traslado humanitario que realizó la Federación Nacional de Departamentos con el apoyo y coordinación de las gobernaciones de Cundinamarca y Sucre.

Estas familias en condiciones de vulnerabilidad por fin regresaron a casa, luego de ser trasladados por tierra desde el municipio de Guaduas, departamento de Cundinamarca, hasta los municipios de San Marcos, Majagual y Coveñas en el departamento de Sucre. 

Tras conocer la difícil situación en la que se encontraba este grupo de colombianos entre ellos: niños, madres gestantes y adultos mayores, la Federación Nacional de Departamentos inició la coordinación con las autoridades territoriales para poder realizar con éxito y con todos los protocolos de bioseguridad el traslado humanitario de estos 32 colombianos.

"En la FND estamos convencidos que la unión familiar es fundamental. Por eso, junto con las gobernaciones de Cundinamarca y Sucre coordinamos con protocolos de bioseguridad el transporte de 32 colombianos que se quedaron confinados en Bogotá durante la cuarentena, un acto que demuestra que la ayuda humanitaria es prioridad para los departamentos" destacó el director Ejecutivo de la FND, Carlos Camargo Assis.

"Queremos agradecer a la Federación Nacional de Departamentos y a las gobernaciones por el apoyo para el desplazamiento de estas familias desde Guaduas hasta Sucre. Muchas gracias por todo y que Dios los bendiga", indicó por su parte el Alcalde (e) de Guaduas, Jhon Alexander Moreno Gutiérrez.

FND aplaude la labor de los equipos de trabajo de las gobernaciones y alcaldías por acoger este llamado de ayuda con estos connacionales en situación de vulnerabilidad, que ahora se encuentran en sus hogares, y alienta a los demás departamentos a continuar protegiendo el bienestar, vida y salud de los colombianos más necesitados en estos momentos difíciles por cuenta de la pandemia del COVID-19.