Atendiendo a las consideraciones que sobre mis declaraciones en el taller Construyendo País del pasado sábado han hecho diferentes sectores de la sociedad, el señor Procurador General de la Nación y sobre todo, algunos grupos étnicos que sintieron que mis palabras fueron ofensivas, quiero ofrecer mis más sinceras excusas, en la medida en que jamás tuve la intención de socavar los derechos de ninguna persona. 
 
Jamás he sido defensora de ninguna idea de discriminación, la rechazo tajantemente, así como rechazo cualquier controversia que implique desconocer derecho ciudadano alguno, en aras al apego del sagrado derecho a la igualdad.
 
Mucho me ha afectado este episodio porque son décadas de trabajo social y comunitario que he dedicado en mi vida a trabajar por el bienestar de mis coterráneos, de las minorías, de los menos favorecidos, de las comunidades indígenas del Magdalena, a todos ellos siempre he llamado “mis magdalenenses”, “mis madres cabeza de familia”, “mis mujeres”, “mis amigos”, “mi pueblo”; por ellos he vivido, por ellos trabajo de domingo a domingo y seguiré haciéndolo porque lo mío es el trabajo social, el trabajo por la gente, por los ciudadanos y jamás dejaré de hacerlo. 
 
 
 
Rosa Cotes de Zúñiga 
Gobernadora del Departamento del Magdalena